Mantenimiento y limpieza

Los perfiles de aluminio que forman los felpudos Basmat han sido sometidos a un tratamiento de pasivado, gracias al cual presentan un aspecto mate que los protege de la corrosión y además evita que se ensucien con facilidad.

No es necesario levantar un felpudo Basmat para proceder a su limpieza. Tan solo se necesita un aspirador. En el caso de que aparezcan manchas, estas se pueden limpiar con los productos de limpieza comunes. En caso de deterioro, las bandas de acabado pueden ser reemplazadas fácilmente.

Los felpudos de otros fabricantes deben ser levantados o retirados para proceder a su limpieza, pero esta tarea no se suele llevar a cabo por su gran peso y tamaño. Normalmente se realiza una limpieza superficial, con lo que la suciedad permanece depositada en el foso.

Basmat ayuda a ahorrar tiempo y gastos de mantenimiento.